Menú

Joyero de escultura, iglesia itinerante, museo monográfico, lugar donde se vive la pasión más barroca de Murcia. Eso y muchas cosas más y, sobre todo, siempre un misterio por desvelar en cada visita es el Museo Salzlllo. Sus antecedentes surgen ya en vida del propio Francisco Salzillo (1707·1783), cuyos primeros biógrafos hablaban de cómo su casa era considerada como un museo. A lo largo del siglo XIX la iglesia privativa de la cofradía de Jesús era frecuentada por los viajeros que iban expresamente a estudiar las obras más representativas de su producción. 

De ahí que, finalmente en 1941, el Estado decidiera la definitiva creación en los aledaños de la iglesia para la que Salzillo realizara el famoso cortejo pasionario que ilumina toda la ciudad de Murcia cada mañana de Viernes Santo dentro de un ritual plagado de religiosidad y de emociones que se representa apenas invariable en el tiempo. Junto con el Belén realizado para el noble Riquelme, con más de quinientas piezas, un canto al Nacimiento de Jesús y a las gentes y tradiciones propias de la España del siglo XVl·XVII, así como los geniales bocetos de taller, que encierran la esencia más íntima y previa a la creación de verdaderas obras maestras, así como otras tallas de sus discípulos, el Museo Salzillo se constituye como una de las instituciones más señeras y emotivas de toda la Región de Murcia.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

    Categorías

    Disfruta Murcia

    Pin It on Pinterest

    Share This